lunes, 17 de febrero de 2014

VOLUNTARIADO PROTECTORA DE ANIMALES - SPAMA LA SAFOR


Los días 11 y 12 de enero estuvimos realizando un taller de formación en educación canina para el voluntariado de SPAMA (Sociedad Protectora de Animales y Medio Ambiente) La Safor. De esto ya hace más de un mes, y aún no encuentro las palabras para poder expresar la admiración y respeto que despierta en mí este equipo. Aunque para ser sincera, es una admiración y respeto que amplío a otros tantos grupos de voluntariado.
 
El bienestar de la sociedad de hoy día depende en gran parte de la labor de las personas, que sin esperar nada a cambio entregan de manera totalmente voluntaria, no sólo su tiempo, si no, su ilusión, su esperanza, su empeño en ayudar a los demás.
Y ... cuando los demás está formado por un perro tras otro, abandonado, sin voz, sin derechos para demasiados, un ser vivo que siente y que sufre, que disfruta y comparte, un compañero que podría haber sido para alguien, pero que el destino le ha dejado de lado y ha acabado en un refugio. Podría haber sido peor, aún me atrevo a decir que ha sido afortunado de haber acabado en un refugio, en una protectora de animales, en vez de atropellado o en una perrera, con una cuenta atrás que duele a quien lo sabe.
 
En este momento voy a referirme al voluntariado de SPAMA, un grupo muy numeroso de gente, que se preocupa por formarse, saber más, por poder ayudar a los perros y perras desde el respeto, empatizando, intentando entender cómo se sienten.
 
No se conforman con que los perros y perras que se encuentran en el refugio, que son una cantidad escalofriante cuando pensamos en todas sus historias individualmente, en cómo han podido ser abandonados, o en cómo las personas han podido permitir esa cría indiscriminada e irracional, basada en el egoísmo humano; bueno, como venía diciendo, estos héroes y heroínas de a píe que componen el voluntariado de la protectora no se conforman con que no falte comida, no se conforman con que no pasen frío en invierno y tengan sombra en verano, no se conforman con que salgan a pasear y tengan sus ratos de juego... no se conforman.
Quieren hacer más, y para ello quieren saber más, para poder entenderles, y poder actuar en consecuencia.

El sábado, 11 de enero, durante toda la tarde, estuvimos  indagando sobre el Lenguaje canino y las diferentes técnicas de modificación de conducta.
Favoreciendo unos recursos que luego pueden llevar a la práctica y de esta manera tener más posibilidades de reinsertar esos casos que parecen perdidos, por el miedo al mundo humano, tan complicado de entender a veces.


La mayoría del grupo había estado trabajando durante la semana.
Esa mañana del sábado había llegado un camión con pienso, que habían tenido que organizar, además del trabajo diario del cuidado de las perras y perros que se encuentran en la protectora...
El taller empezó a las cuatro de la tarde, y ya bien entrada la noche tuvimos que insistir para parar hasta el día siguiente, dado el interés del grupo por saber más.

A la mañana siguiente fuimos al refugio, y estuvimos conociendo los casos que necesitan más atención, que desde luego podemos decir que la tienen.
 

¡Muchas gracias a todas esas personas que dedican su tiempo a dar voz a quienes no la tienen!
¡Muchas gracias a todas esas personas que dedican su cariño a quienes no lo piden!
¡Muchas gracias a todos los grupos de voluntariado de las Protectoras de animales!
 
¡Muchas gracias al voluntariado de SPAMA!