jueves, 6 de febrero de 2014

MI QUERIDO JOSEP, MI QUERIDA MEL

Este abrazo, para quien no conoce a Mel ni a Josep, puede pasar totalmente desapercibido.
 
Josep es un niño de 8 años, con síndrome de West. Hace unos meses, el día que vio a Mel por primera vez, no quiso saber nada de ella, y ni de lejos intentar tocarla, era un rechazo total, rechazo a su tacto peludo, rechazo a su sola presencia.
Pero Josep le dio una oportunidad, y ella le correspondió con la fidelidad de ir todas las semanas a visitarle a su casa.
Cuando Mel va a casa de Josep, no va de visita sin más. Primero va corriendo a saludarle, y él la recibe con gran alegría, él enseguida se acomoda junto a ella, y entonces empiezan a interactuar.
Él ríe y sonríe, se queda serio y le inspecciona el cuerpo... ella se deja querer.
Cuando llega la hora de irnos, a él se le pone la cara larga, pero a ella parece que la tengamos que obligar a salir de la casa.

¡MUCHAS GRACIAS, JOSEP!
 
Intervenciones Asistidas con Perros
Sesiones a domicilio
asociación ISA