sábado, 9 de noviembre de 2013

CIERRE DE "TENS UN AMIC EN MÍ"

Sabíamos que algún día llegaría el momento de despedirnos, de cerrar una etapa, un momento de alegría por el trabajo hecho, de pena porque no vamos a volver a disfrutar de esas jornadas. Pero con la experiencia vivida que pasa a formar parte de nuestra maleta, para acompañarnos en el camino que hace ya dos años comenzamos desde la asociación.
 
Con motivo de esta última jornada nos reunimos casi todas las personas implicadas en el proyecto "Tens un amic en mi"
  • Menores de las distintas fases, los grandes protagonistas; que pudieron venir acompañados de sus familias.
  • Voluntariado de la Protectora de Animales de Alcoy, quienes lo han hecho posible.
  • Equipo técnico, intentando que todo salga bien: Ariadna Gil, Benstar, Ànima Canina, Asociación ISA
  • Representantes del Ayuntamiento de Alcoy, que desde un principio ha confiado en este proyecto, nos han apoyado y han participado de manera activa.

Durante la mañana los y las adolescentes pudieron despedirse de los perros y perras con los que habían trabajado durante estos meses.
Al igual que en las fases anteriores, vinieron representantes del Ayuntamiento de Alcoy, para entregar los diplomas que certifican las horas de formación en educación canina, para el último grupo de menores. Pudimos disfrutar de la presencia y participación cercana de:
 
JORDI TORMO I SANTONJA y de AROA MIRA ROJANO
    
Para esta última sesión eran necesarias unas palabras que nos ayudaran a poder cerrar esta gran experiencia, unas palabras con las que aceptar que termina una etapa y empieza otra. Vicky Ibars fue la encargada:
 
" Hace exactamente un año empezó el proyecto por el cual todos estamos aquí, y del cual vamos a despedirnos un año después: TENS UN AMIC EN MI.
Me gustaría hablar de lo que considero han sido los cuatro ejes centrales de esta aventura maravillosa:
 
En primer lugar, LA ESENCIA DEL PROYECTO: EL PERRO
En segundo lugar, EL VOLUNTARIADO
En tercer lugar, EL EQUIPO TÉCNICO
y por último, los auténticos protagonistas: NUESTROS MENORES
 
Cuando al equipo técnico nos llegó la noticia de que teníamos que llevar a cabo este proyecto, la primera emoción fue la ilusión por realizar una tarea tan importante como enseñar a pensar, reconocer emociones, aprender habilidades sociales, saber lo que está bien y está mal, pero todo esto gracias a la esencia del animal, y en este caso el perro.
¿Por qué hace que todo cambie y ayude a las personas y en este caso a nuestros adolescentes a tener otra perspectiva? El cambio no viene impuesto, si no que surge de forma natural gracias a el afecto incondicional del perro, al vínculo que se crea entre los dos. Nuestros menores saben que ningún perro va a juzgarlos de una manera espontánea. Con el trabajo constante de cada semana cada uno sigue su proceso de cambio.
Gracias a los perros que habéis participado en esta gran labor.
 
En todos estos programas hemos intentado reforzar la figura del voluntariado, porque sin él tampoco hubiera sido posible este camino.
Recuerdo el primer programa, todas estábamos nerviosas y con ganas de trabajar, y veías al voluntariado fijándose en todos los detalles para una correcta coordinación, muy pendientes del perro y de los chavales. Esto en cada uno de los programas ha ido produciéndose, por eso me gustaría agradeceros vuestro esfuerzo y dedicación, de todo corazón.
 
Es necesario hablar ahora del equipo técnico. Un buen equipo se caracteriza por hacer un buen trabajo, hacer buenas planificaciones, plantear propuestas y dinámicas, realizar una buenas evaluaciones e hipótesis, y sobretodo, y lo más importante se humilde y cercano con la gente que nos ha rodeado. No olvidemos que todos vosotros y vosotras nos habéis enseñado también.
Hemos intentado hacerlo de la mejor manera posible. Quiero recalcar la figura de una persona que para mí ha marcado un antes y un después en mi carrera profesional; Bárbara Ortiz Prieto, luchadora incansable, inteligente, con una mirada crítica y un interés genuino por el trabajo que hace. Una frase que se me ha quedado es: "yo lo veo Vicky...", refiriéndose a que cree en lo que hace. Has realizado un gran papel de coordinación, mediación entre el equipo, voluntariado y menores, con humildad, y pienso que tienes una calidez personal que en pocas personas he encontrado. ¡Enhorabuena!
 
Por último, qué decir de nuestros chicos y chicas que han participado. Gracias por vuestro esfuerzo e interés, por acudir cada semana. Gracias por confiar en nosotras y creer en nuestro trabajo, gracias por pensar que somos buenas profesionales y así nos lo habéis transmitido, os lo agradecemos. Gracias por transmitirnos vuestros miedos y alegrías. Gracias por haber trabajado con respeto con el perro, paciencia y constancia por conseguir los objetivos.
 
Esperamos que esta experiencia sea inolvidable para todos vosotros, para nosotras sin duda lo ha sido. Estáis y estaréis en nuestro corazón siempre.
 
Un abrazo a todos y todas."
 Vicky Ibars


Algunas imágenes de esta experiencia